Enfoque

Mi experiencia personal me ha enseñado que la salud y el bienestar del ser humano son conceptos muy diferentes a lo que me instruyeron en mi profesión de medicina; como médica aprendí a tratar los síntomas de las enfermedades generalmente con medicamentos o cirugía en casos más extremos, sin embargo, nunca me enseñaron a buscar la causa real de la enfermedad. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que para que nuestro cuerpo permita que se presente alguna alteración fisiológica, es porque ya hay una deficiencia o un proceso inflamatorio que se está llevando acabo y esto da pie a que nuestro sistema inmune no funcione adecuadamente.

Pero sabemos: ¿Qué puede generar este proceso inflamatorio?. Las respuestas son sencillas. Todo lo que causa desbalance en el sistema inmune y en las hormonas. Asimismo, todo lo que cause estrés en el cuerpo la genera como por ejemplo el consumo de alimentos contaminados con pesticidas y herbicidas, químicos, endulzantes colorantes, grasas saturadas, azucares etc. Finalmente y no menos importante, las malas relaciones interpersonales, el alcohol, el cigarrillo, las drogas y factores ambientales son algunos elementos que pueden lograr desarrollar un proceso inflamatorio en nuestros cuerpos.

Para que nuestro cuerpo funcione de manera perfecta todo tiene que estar en balance, por eso cuidamos el cuerpo proporcionándole oxígeno, agua, alimentos apropiados, haciendo ejercicio regularmente tomando el sol, durmiendo y descansando apropiadamente.

Igualmente, nuestra alma está relacionada a la parte que involucra las emociones y los sentimientos. Por este motivo la parte espiritual a mi consideración es trascendental en la salud de nuestro cuerpo. Por ese motivo, cuando entendemos que DIOS nos creó con un propósito divino somos capaces de cambiar la perspectiva de nuestra vida, nos consideramos partes del universo como una creación perfecta; hoy nuestra realidad es otra, día a día nos hemos encargado de destruir más y más, no entendemos que nuestro cuerpo es un templo sagrado y que por lo tanto tenemos que ser muy cuidadosos con todo lo que ponemos en él; ser conscientes de que este mundo no nos pertenece, y por lo tanto debemos respetar cada detalle de la creación.

Con mis clientes yo practico mi profesión de manera holística para proporcionar salud y bienestar, esto significa que miro como todas las áreas de su vida están conectadas.
Mi objetivo no es lidiar con las calorías, los carbohidratos, las grasas y las proteínas. No quiero crear restricciones de que es bueno o que es malo en la comida, yo trabajo con mis clientes de una manera educativa y gratificante para crear una vida más saludable y feliz.

Juntos alcanzaremos las metas que se ha propuesto para alcanzar un óptimo estado de salud en áreas como prevenir cáncer o cualquier enfermedad, lograr un peso ideal, aumentar las horas de sueño y maximizar su energía. A medida que trabajamos juntos, usted desarrollara un profundo entendimiento acerca de las diferentes opciones de alimentos y estilos de vida que traerán para ti mayor energía, salud y balance.

He aquí algunos conceptos que trabajaremos juntos:
  • Bioindividualidad: Este concepto se refiere a que cada individuo es único. Yo te apoyaré para generar cambios positivos en tu vida basados en las necesidades, estilo de vida y preferencias individuales de cada persona.
  • Comida Primaria: Es importante tener en cuenta que nuestra salud no depende solo de los alimentos que ingerimos, hay otros factores igual o más importantes para tener una vida saludable y son relaciones personales plenas, un trabajo y profesión que te llenen, actividad física de manera regular y lo más importante de todo saber que DIOS existe y quiere tener una relación personal contigo.