Cáncer, a cualquiera le puede pasar

A pesar de esperar una semana, la bolita no se fue, razón por la cual decidí asistir al especialista, en este caso al otorrinolaringólogo, el cual me diagnosticó cáncer en la cuerda vocal izquierda…wow!! Aun recuerdo ese día, no podía creer que el médico estuviera diciendo eso. Más aun, cuando rara vez había tenido una gripa, hacia ejercicio habitualmente y “creía” que me alimentaba bien, sumado a lo anterior, mi profesión como médica. Creo que podría seguir mencionando muchas mas razones por las cuales estaba en shock, pero para resumir esta parte de mí historia inicié el tratamiento (quimioterapia y radiación) muy rápido pues el cáncer era estado 3. Aparentemente, mi tratamiento iba a durar seis meses, no obstante y es importante para mi mencionar algo que cambió muchas cosas en mi vida y es que a los tres meses el Señor Jesucristo me sano; yo soy médica y entiendo cuando se trata en realidad de un milagro y eso ocurrió en mi vida…este período que viví no solo acrecentó mi fe, me hizo reflexionar considerables cosas tales como mi alimentación al igual que mi estilo de vida, orientándome a estudiar más a fondo esta enfermedad y su relación con la nutrición.

Aquí conviene detenerse un momento a fin de determinar ¿Qué es el Cáncer?

El cáncer es un proceso que comprende muchos estadios antes de que se llame cáncer, pueden pasar 5, 10 y hasta 30 años desde que se presenta mutación en el ADN celular hasta que la lesión se le da el nombre de cáncer.

En ese sentido, es necesario recalcar que la célula es la estructura fundamental para el crecimiento, desarrollo y la salud del ser humano. Cada célula tiene un tiempo de vida de acuerdo a su estructura y función. De esta manera, las células están expuestas a ataques que generan daños en el ADN, los cuales en individuos saludables se reparan fácilmente y si no la célula es programada para morir. Pero, ¿Qué sucede cuando el sistema inmune y el organismo en general no son capaces de repararla o de causar su muerte?

Comienza el proceso llamado Carcinogénesis, el cual tiene varios pasos conocidos como Iniciación, promoción y progresión, que según cada individuo varia en tiempo. Por ejemplo una persona que comience una dieta “saludable” puede modular el progreso de carcinogénesis en el estado de promoción ya que puede influir en la disminución de los radicales libres, alterar la expresión de los genes, reducir la respuesta inflamatoria y promover a que las células mueran.

Es oportuno advertir ahora que si existen diferentes estrategias como la dieta y cambio en el estilo de vida que pueden evitar que estas células se vuelvan cáncer y muchas veces la dieta incluso puede revertir el proceso.

Llegado a este punto y creando confusión por la utilización de toda esta terminología que por sí sola suena rara y un poco difícil de comprender, quiero generar en ustedes un concepto diferente acerca del cáncer, mostrar a las personas que hay mucho por hacer para prevenirlo y en el caso de que sea un sobreviviente puede hacer mucho para evitar que se vuelva a producir. Recuerde: “No se quede en la zona de comodidad escuchando que cada día mas y mas personas tienen cáncer, incluso puede ser una persona que usted ama, pensando cuando le va a tocar su turno”.

Me gustaría dejar claro que mi intención no es generar paranoia o pánico, pero si crear conciencia de que es una enfermedad que cada día afecta a más y mas personas en el mundo; las estadísticas dicen que esta será la primera generación en ver morir primero a sus hijos. Asusta escuchar esto, pero el hecho de que lo indiquen las estadísticas no significa que va a ser una realidad en su vida y para evitar que eso suceda comience ahora mismo.

Por ejemplo, revise sus hábitos alimenticios, la dieta es responsable del 30 al 35 % de las causas de cáncer, de pronto usted estará pensando que no es un porcentaje significativo, pero si se compara con el cigarrillo el cual es muy reconocido por ser causante de cáncer, este es responsable por un 20 a 25 % de las causas de cáncer, si usted se da cuenta la dieta juega un papel demasiado importante en causar cáncer y en prevenirlo cuando se come de manera saludable.

En este momento usted tal vez se estará preguntado ¿cómo sé que puedo comer y que no?, ¿Qué es saludable y que no? para dar respuesta a esta pregunta lo primero es buscar asesoría profesional, hay personas especializadas en temas de cáncer y nutrición que podrán orientarlo y como cada individuo es diferente y tiene necesidades diferentes entre los dos encontrarán la dieta mas apropiada para alcanzar un estado de salud optima.

Algunas recomendaciones generales, que posiblemente ya ha escuchado a nivel de nutrición es comer muchos vegetales y frutas, estos alimentos aparte de ser muy ricos en vitaminas y minerales, si se consumen en su manera natural, sin cocción previa, contienen fitonutrientes micronutrientes poderosísimos para combatir el cáncer. Como ejemplo tenemos los vegetales crucíferos, los cuales contienen:

  • Sulfur ayuda a la desintoxicacion del higado, protege contra el cancer, estimula la produccion de glutathione.
  • Dithiolthiones S-transferasa previene que los carcinogenos danen el ADN.
  • Indoles promueve la desintoxicacion de estrogenos; estimula la desintoxicacion hepatica.
  • Isothiocyantes pomueve el glutathione S-transulfurates.
  • Sulforaphane (Regula la desintoxicacion hepatica).

Frutas citricas

  • Limonene estimula las fases de desintoxicacion del higado, induce la actividad antitumoral

Ajo y cebolla

  • Allyl incrementa la produccion de glutatione S-transferasa, el cual promueve la excrecion de carcinogenos.

Semillas de linaza

  • Lignans anti-tumorales, anti-mitoticos, reduce la biodisponibilidad de las hormonas sexuales.

Uvas, fresas y moras

  • Acido ellagico destruye carcinogenos y previene la alteracion del ADN. El Instituto de cancerología recomienda 9 porciones entre vegetales y frutas al día, enseñando: “siempre haz de tus vegetales un arcoíris de colores, cada color tiene una función diferente”. Otro alimento que ha sido probado de ser un eficaz anti cancerígeno es el té verde, el cual debe ser consumido mínimo 4 veces al día. Del mismo modo, el té verde es termogénico, es decir, aumenta las calorías que gastas al día, por lo cual ayuda a adelgazar. Así como estos alimentos hay muchos más que juegan un papel significativo para ayudar a prevenir el cáncer.

También es cierto que existen otros factores que al igual que la dieta juegan un papel muy importante en la prevención del cáncer. El ejercicio, llevar una vida tranquila, en armonía y en familia. Sabias que el Amor es considerado la comida mas poderosa que existe, una persona puede comer brócoli todos los días pero si no hay amor, nada se gana con eso.

Otra área muy importante es el área espiritual, los estudios han mostrado que los pacientes con cáncer que mantienen una relación con Dios tienen un mejor pronóstico y se recuperan mucho más fáciles.

Finalmente, recuerde que usted es el único que puede responsable de su salud y la mejor manera de prevenir no solo cáncer, sino cualquier enfermedad es previniéndola, hoy puede ser el día en que comiences a ser mas consciente de que estas poniendo en tu cuerpo.


- Sandra Rangel